Bicisholandesas.com


Es un proyecto personal de autoempleo, o si se quiere, de reconversión profesional. Despues de licenciarme en algo que no me gustaba y jamás trabajar de lo que estudié, trabajé casi diez años como informático. La informática era uno de mis hobbies, la gran explosión del software libre e internet lo hicieron posible. Pero el hobby al volverse trabajo dejó de ser divertido, pasaba todo el día entre ordenadores pensando siempre en bicicletas. Por fortuna, la crisis economica de finales de la primera década de 2000 facilitó el cambio de profesión. Tras pasar, y disfrutar, muchas horas arreglando bicis en talleres sociales de autorreparación de bicis durante mi tiempo libre en Madrid y posteriormente en Berlín, pensé que igual era posible vivir de ello.

Con el paso del tiempo, además, Bicisholandesas.com acabó convirtiéndose en una tienda online donde encontrar repuestos para restauración y accesorios que ya casi cuesta encontrar en tiendas tradiconales, más dedicadas al ciclismo de montaña y carretera de gama alta.

Y de la tienda online, años más tarde, pasamos a la tienda física. Una tienda/taller en el Barrio del Carmen de Murcia llamada el Hospital de Bicis, donde el lema principal es que todo se arregla y nada se tira. Una vuelta a la tradición de reparar antes que cambiar la pieza por otra nueva. En el Hospital de Bicis podrás encontrar todos los artículos de la web bicisholandesas.com, todo está en stock.

Además dispones de una zona de taller con herramientas de uso gratuito para que repares tu bici, y un cajón de piezas usadas que puedes utilizar dejando un donativo que irá destinado a BIKES SOLIDARIAS, para llevar a cabo proyectos con bicis en Senegal. Pincha aquí para saber más.

.

¿Por qué solo bicis holandesas?


España, en cuanto a bicis y movilidad, no se diferencia sólo de Holanda en que aquí cuesta ver ciclistas urbanos y en Holanda es de lo mas natural; además, en España, cuando vemos un ciclista urbano suele ser montado, la mayoría de las veces, en una bici de montaña. Como su nombre indica, las bicis de montaña son para el monte; en ciudad es de lo mas ineficiente que existe, obviamente después del coche.
La geometría del cuadro nos obliga a ir agachados, en una posición de carrera y carecen por lo general de guardabarros. Su rueda, llena de tacos, y bastante ancha, no es de lo mejor para rodar sobre asfalto. No tienen la cadena cubierta, por lo que hay que tener cuidado de no manchar el pantalón. El sistema de cambio(por desviador) y el de frenado exigen mantenimiento, la bici de montaña empieza a frenar mal cuando se mojan las zapatas. El agua afecta de igual manera a la cadena, haciendo que pierda lubricación, comiencen los ruidos y los problemas al cambiar.
Y lo peor de todo, lo que no tiene remedio: no es nada sexy pasear en bici de montaña por ciudad.

Por contra, la mejor bici de ciudad, por geometría, comodidad, funcionalidad y eficacia es la Bicicleta Holandesa: frena igual con lluvia que si ella, no hay casi mantenimiento, no hay que preocuparse de no mancharse los pantalones de grasa, ni de barro cuando llueve. La posición de pedaleo nos permite tener una mejor visión, pedaleamos erguidos, dominando la calle.